Educación Viva


La Educación Viva no es un método, es una manera de estar y de percibir el niño, de relacionarse. Sin embargo, existen ideas de referencia, cimientos desde los que acompañar los procesos de vida de la infancia desde esta mirada. Estos tienen que ver con el cuidado de tres necesidades vitales:

  • Necesidat de seguridad y protección
  • Necesidad de amor y vinculación
  • Necesidad de desplegar el potencial interno

Acompañar estas necesidades significa topar de lleno con las propias, entrar en contacto con nuestras dificultades pero también con nuestro potencial. Tiene que ver con acoger y atender el momento vital de los niños y el propio, y desde ahí cultivar una mirada empática, fuera juicios y creativa, que acepta y acoge cada situación que se da.
Bajo mi mirada, una crianza respetuosa tiene que ver con un estar presente, un observar, acompañar y cuidar las necesidades auténticas que se manifiestan en cada niño. Y desde este lugar, estar atenta al constante diálogo que se da entre el adentro y el afuera, entre lo que le pasa al niño y lo que me pasa a mí con él.

La Educación Viva pone la mirada atenta y respetuosa a las necesidades vitales de los niños, y desde ahí, los adultos conectamos con las nuestras.
Es un camino de crecimiento mutuo.

Favorecer vivencias en un espacio adecuado y preparado siguiendo los intereses y el momento madurativo de los niños, también tiene que ver con esta actitud de respeto hacia sus procesos vitales. La idea es conseguir despertar el interés y el deseo por el aprendizaje, y si éste se da en un contexto de libertad y límites, amor y respeto, estaremos posibilitando el desarrollo de la autonomía, de la personalidad, del pensamiento crítico, de la capacidad de autorregulación, en definitiva, facilitando un desarrollo integral.

This post is also available in: Catalán

Diseño: sudeesign.com© 2015 Núria Bosch Tapiolas.